Tercera parte

 
 
 
 

En las siguientes 4 piezas, Clase Azul Spirits rememora la etapa en la que los españoles se encontraron con estas tierras de oro, México y quisieron conquistarla. Este es el encuentro, a veces perturbador, a veces bello, de ambas culturas.

 
 
Para más información de siguiente

Se le llama “La noche triste” a la derrota que sufrió el ejército español de Hernán Cortés bajo el triunfo de las tropas aztecas la noche del 30 de junio de 1520 en las afueras de Tenochtitlan, lo que actualmente es la Ciudad de México. Hernán Cortés, un aguerrido capitán de treinta y cinco años que había partido desde España a los diecinueve, recorriendo las recién descubiertas islas del Caribe y atravesando una geográfica desconocida desde Yucatán México, hasta la capital de los aztecas; lloró su momentánea derrota bajo la fronda de un gran árbol de ahuehuete que todavía vive en la capital de México, conocido como “El Árbol de la noche triste”. Un año y medio más tarde, la reconquista de la capital se dio, asegurando de este modo la existencia del virreinato Español en México.

La botella, una representación del emblemático árbol testigo de éste momento de flaqueza vivido por aquel hombre conocido por su fortaleza, quien marcó la historia de México.

En la caja la pirámide de ámbar esta por encima de aquellos símbolos españoles como el caballo, el casco y la espada, ya que con la llegada de los españoles las iglesias católicas fueron construidas sobre las pirámides Aztecas. La caja simboliza el encuentro de 2 mundos totalmente distintos, un encuentro por un lado perturbador, colmado de violencia, crueldad, lucha y opresión para el pueblo azteca, y por otro lado, el inicio de una nueva era, con nuevas ideas y técnicas de trabajo.

Para más información de siguiente

Antes de la llegada de los españoles, el Tepeyac era el santuario más importante de la diosa de la tierra y la fertilidad, la diosa Coatlicue (Señora de la falda de serpientes), también conocida como Tonantzin (Nuestra venerable madre), que fue destruido en la Conquista por los Españoles, al imponer la doctrina católica y las creencias del viejo mundo.

Se cree que la aparición de la imagen de la Virgen de Guadalupe fue en 1531, diez años después de la caída de México-Tenochtitlan en manos de los españoles. Algunos especialistas afirman que la imagen de la Virgen fue inventada para representar simultáneamente a la Virgen María y a la madre diosa azteca Tonantzin, así los españoles del siglo XVI pensaron ganar la aceptación de los indígenas.

Al final la Virgen es una figura que logró conciliar ambas culturas.

 
 

La botella por lo tanto, es una representación de las raíces y creencias Aztecas cubiertas por la doctrina católica, sin embargo en la parte inferior, el barro y los símbolos aztecas aún existentes no se olvidan del todo para dar nacimiento al pueblo mexicano.

Al final, católicos, indígenas, criollos, españoles, muertos y vivos. todos habitan en el manto de la Virgen de Guadalupe, la Virgen morena. Ella cobija a los indígenas por la pérdida de sus dioses.

Su caja, totalmente blanca es el reflejo de ese resplandor en la virgen, mientras que en los laterales, aún vigentes los motivos de culto azteca, veneran a la señora de la falda de Serpientes.

Para más información de siguiente

La llorona es una leyenda Mexicana del siglo XVI, la gente cuenta que una mujer en llanto, caminaba por el pueblo y gritaba: “Ay, mis hijos”, cuando ella llegaba hacia el lago desaparecía como si se metiera dentro de las aguas.

Nadie sabe mucho de esta mujer, solo se dice que estaba en busca de sus hijos, que sus llantos parecían traídos desde el inframundo. La apodaron como La llorona.

En el tiempo de la conquista, con la llegada de los Españoles, comenzó a surgir un trabajo muy bien ensayado de las “lamentatrices” que no eran más que mujeres indígenas contratadas para llorar de manera desesperada en los funerales de altos funcionarios españoles que morían en América sin familiares que deshonraban su memoria.

Cuenta la leyenda que una de estas lamenta trices se encontraba a punto de dar a luz y que lloraba desesperadamente, no por el trabajo al que había sido contratada, sino porque estaba dando a luz en pleno funeral.

La botella entonces, hace alusión a estas mujeres, las plañideras quienes visten de negro, con sus mantos y lloran lágrimas de ámbar, en alusión a las costumbres de antaño.

Su caja mientras tanto, representa un féretro que da sepultura al difunto.

Para más información de siguiente

El Tribunal del Santo Oficio, cabeza de la iglesia católica, tuvo como función destruir cualquier signo o señal de herejía contra la religión católica, llegando a convertirse en una de las policías más crueles en la historia. En 1535, Alfonso Manrique, inquisidor general de España, expidió el título de inquisidor a Juan de Zumárraga, primer obispo de México. La santa inquisición en México asesinó a miles de personas que la iglesia consideraba como herejes y quedó definitivamente abolida en 1820.

 

Esta botella por lo tanto, envuelta en una soga, refleja la tortura a la que eran llevados los reos sentenciados o bien, los sospechosos de herejías, para hacer que confesaran su culpa. La cruz al centro, representa la sangre de la víctima en manos de los antiguos católicos.

Su caja representa las plantas, hierbas y raíces naturales que servían para curar algunas enfermedades y era suficiente para considerar herejía, juzgarlas como brujas y colgarlas del cuello por la santa inquisición. Al centro de la caja, la luz de la esperanza, la puerta de la salvación de las almas inocentes.